Skip to content

Enseñanzas de Jesús •2 Las Mujeres no Son Propiedad

agosto 9, 2012
Portada Libro 10 Cosas que Jesus Enseñó Sobre las Mujeres

Portada Libro 10 Cosas que Jesus Enseñó Sobre las Mujeres(Inglés)

¿Cómo puede estar correcto  el pensar que una persona debería ser dueña de otra? Aun así, el pensamiento predominante ha sido que el esposo es dueño de su esposa y sus hijas. La noción es que las esposas son propiedad de los esposos, y por lo tanto se espera que estas sirvan “en su lugar” como la supervisora domestica y maternal de la casa del hombre. Escrito en términos tan contundentes, el error de esta manera de pensar i debería

Usted sabia que Jesús de hecho confronto esta manera de pensar? En Juan 8:3-11, El hizo  muy claro el hecho de que las mujeres no son propiedad de los hombres y no se les debe de tratar como tal. Este punto se puede perder ya que la mayoría de nosotros no tenemos el conocimiento para leer el texto con entendimiento. Pero veamos al encuentro de Jesús con los líderes religiosos en ese pasaje para ver que podemos aprender.

Los líderes religiosos trajeron  una mujer a Jesús quien había sido sorprendida en adulterio. De acuerdo a Deuterinomio 22:22-30, ella debía de ser a apedreada hasta la muerte en público. Los líderes religiosos usaron este suceso para desafiar a Jesús sobre si El estaba o no de acuerdo con el mandamiento de Deuteronomio.

Normalmente en una lectura superficial de este pasaje en el evangelio de Juan, nos enfocamos en los esfuerzos se los líderes religiosos por tratar de confundir, engañar y confrontar a Jesús. No le prestamos tanta atención al hecho de que ellos estaban dispuestos a explotar a una mujer para lograr este propósito. Nos revelaría esto que poco estima tenían los líderes religiosos por las mujeres, que usaran a una mujer de esta manera para obtener ventaja?

De acuerdo a la ley religiosa, la mujer era propiedad de un hombre, y el pecado en este caso era que su propiedad había sido dañada. El pecado no era su comportamiento en sí. El problema era que ella –como propiedad-había sido usurpada. El pecado era que el hombre-su dueño-había sido violado. En consecuencia, esta mujer era ahora considerada una desgracia para su dueño y debían de matarla.

También, de acuerdo a la ley, el hombre debía ser apedreado hasta la muerte, no por el adulterio en sí, pero porque había violado la propiedad d otro hombre. Su participación en todo esto parece no ser importante a los líderes religiosos. ¿Por qué? ¿Dónde estaba el? ¿Porque los líderes religiosos solo trajeron a la mujer a Jesús? Las respuestas solo pueden ser atribuidas a prejuicios contra las mujeres, y tal vez también el enojo de los líderes religiosos hacia la actitud y trato de compasión y del rato de igualdad hacia la mujer que tuvo Jesús. El final de la historia es que Jesús volvió las cosas hacia ellos y estos se fueron.

Jesús era tan diferente de los líderes religiosos! Él demostró un conjunto de valores totalmente diferente al conjunto de valores de ellos. Jesús no trato a la mujer como la propiedad de un hombre. Él la trato como una persona de igual valor humano.

También otro factor que ignoramos es que Él hablo con ella directamente y personalmente en público. Este tipo de reconocimientoes casi siempre una señal de respeto, en este caso Jesús hizo a esta mujer sujeto de su respeto, en vez de un objeto de desgracia social.

(Cuantas veces nos han-simplemente por el hecho de ser mujeres- han tratado como si fuéramos invisibles o con falta de respeto?)

Más allá de este punto, Jesús por hablarle a esta mujer en público, estaba haciendo algo que la cultura prohibía.

Otro punto que notar en esta historia des que las palabras de Jesús hacia esta mujer fueron palabras de perdón y compasión. Sin permitir el pecado, Él se relaciono con ella de una manera que no echaba culpa o vergüenza hacia ella. Él le dio un nuevo comienzo en su vida “Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más. (Juan 8:11 La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman) ).

El propósito de los líderes religiosos en esta situación había sido atrapar a Jesús (Juan 8:6) Pero Jesús no cayó en su trampa, y como Él no era controlado por otras personas, Él puso el enfoque donde debía ser puesto. Él de una manera proactiva cambio el enfoque hacia lo que realmente era importante! Esto era lo que Dios pensaba de todo esto, del error de los líderes, y del bienestar de esta mujer abusada. Y Él enseño que esta mujer no era un pedazo de propiedad humana, ni una herramienta de los sistemas religiosos, ni un objeto sin valor que pudiese ser usado como los hombres quisieran. Ella de verdad valía algo para Dios!

Hoy en día, que valores aplicamos?

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: