Skip to content

Capitulo 3 Sumisión Mutua

agosto 9, 2012

Pablo empieza su pasaje con un llamado a la sumisión mutua, o estar sujetos unos a otros, oponiéndose a la posibilidad de sumisión unilateral de la mujer hacia el hombre.

En el capitulo anterior, mostrarnos que el significado de la palabra hupotasso, la palabra Griega traducida al inglés como submit (someterse, sumisión) y al español como ser sujeto o estar sujeto, no tiene nada que ver con la subyugación o la subordinación a una autoridad en este pasaje. Más bien tiene el significado de “ajuntarse” o de “identificarse con”.   Y es la instrucción de Pablo que las parejas Cristianas en Efesios estén unidas en vez de estar cada quien con su familia de origen, y que se identifiquen el uno con el otro formando así una nueva unidad social.

El hecho de que la palabra “sujeto” en este pasaje no tiene nada que ver con la subordinación hacia una autoridad lo podemos clarificar con el hecho de que Pablo empieza su discusión en el verso 21 con un llamado a la sumisión mutua o estar sujetos unos con los otros en ambos conyugues. Este pasaje lee Estén sujetos los unos a los otros, por reverencia a Cristo.

En el verso 22, la mayoría de las traducciones de las Biblias en inglés o español  tiene a Pablo diceindo, Las esposas deben estar sujetas a sus esposos como al Señor (Biblia Dios Habla Hoy). Sin embargo en este verso, la palabra traducida como “sujetas” no se encuentra en el texto en Griego. De hecho no hay verbo en el verso 22. El pasaje lee literalmente, esposas a sus esposos.

La manera en la que Pablo construyó este pasaje provee una clave muy importante en el mensaje que él quería transmitir. El verbo principal relacionado con el verso 22 es encontrado en el verso 21. Esencialmente esto significa que lo “sujetas” que deben de estar las esposas en verso 22 es la expresión de estar sujetos que, los esposos, esposas y todos los creyentes deben de enseñarse los unos a los otros.

La construcción gramatical utilizada por Pablo claramente indica que el no está construyendo un modelo de jerarquía (o cadena de mando) que  exigiría obediencia unilateral (o sea solo de parte de) la esposa a el esposo. El mas bien esta pidiéndole a los Cristianos a “unirse unos con los otros” y a “identificarse los unos con los otros”.

Las ramificaciones de esta identificación de unos con los otros son increíbles. Por ejemplo, cuando entendemos las implicaciones de nuestra “unión con” o “identificación con” Jesucristo, y su personal “unión con” e “identificación con” nosotros, empezamos a tener una mejor idea de lo que realmente significa estar crucificado con Cristo, estar en El y que El este en nosotros. Las cartas de Pablo dan esta idea de la “realidad de la Nueva Creación!”. Tenemos una idea más clara de la verdadera unidad que da el Espíritu (Efesios 4:3) en oposición a la pseudo-unidad impuesta regularmente por Cristianos, que en el fondo tiene buenas intenciones. Tenemos una idea más clara de la mutualidad posible en un verdadero matrimonio Bíblico y Cristiano.

En los Salmos, la palabra Hebrea, Selah, significa “detenerse y pensar sobre esto”. Ciertamente, el significado previsto de hupotasso, con sus increíbles implicaciones requiere un momento de selah.

En tales momentos de reflexión, el Espíritu Santo nos impartirá un  paradigma completamente nuevo para las relaciones humanas. Este paradigma es más enriquecedor que el paradigma superficial que exige “obediencia” en un modelo de cadena de mando. Esta expone la superficialidad de la “ley” que requiere obediencia solamente departe de la esposa hacia el esposo. Esta expone a la luz el desagradable y no lleno del Espíritu, sistema patriarcal (soberanía masculina autoritativa), tan cuidadosamente tapada por terminología religiosa, no solo en la religión Cristiana sino también en las mayores religiones del mundo! Y también trae consigo un emocionante y nuevos sentimiento de privilegio personal y responsabilidad en la comunidad, de autodeterminación y compromiso mutuo con la comunidad. Este modelo respeta la completidad, la sensación de estar completo como persona, impartida a cada mujer creyente en Cristo, mientras le facilita un sentido de pertenencia dentro de la comunidad con la cual Jesús se identifica.

De verdad, hay mucho mas para este paradigma Bíblico presentado por Pablo!. Perder esto en el pasaje es perder un aspecto vial de un estilo de vida verdaderamente Cristiano. Perder esto a favor de “mujer obedece a tu esposo” es prostituir el verdadero significado de el matrimonio Cristiano.

En la narrativa de Génesis, Dios les dio a “ellos” (hombre y mujer) domino sobre Su creación. (Génesis 1:28). En ninguna parte encontramos una indicación de que El le dio dominio o autoridad al hombre sobre la mujer. Solo por consecuencia del pecado y la caída del Edén Dios le advirtió a Adán y Eva que ella experimentaría gran infortunio cada vez que ella se “voltease” (Palabra Hebrea teshuqa) de Su creador hacia su esposo. (Génesis 3:15). Su advertencia descriptivamente es esta: Cada vez que ella se voltee de (teshuqa) Dios hacia el hombre, ella entonces estaría estableciendo una relación jerárquica (o en este caso patriarcal) , trayéndose a si misma bajo la dominancia del hombre y ser dominada por él. Dios advierte que las consecuencias de esta escogencia traerían angustia indescriptible.

Es muy extraño como las reglas religiosas son tan fácilmente aceptadas por la mente no renovada, a pesar de la injusticia y el sufrimiento que precipitan. Parecen proveer para mentes caídas un sentido falso de seguridad! Pero una mente renovada es una mente que ha sido iluminada por la Mente de Cristo, y por la Palabra de Dios, iluminada gracias al Espíritu Santo. ¿Cuántos Cristianos sinceros de corazón están viviendo por las reglas religiosas y los razonamientos de la mente no renovada, especialmente cuando se trata del matrimonio?

¡Hay tantas razones por las cuales hay que entenderlo bien!.

Estudiosos eruditos Bíblicos tales como Alvera y el difunto Berkeley Mickelsen notan las implicaciones de la construcción gramatical de Pablo en el pasaje de Efesios 5. Ellos señalan que por ejemplo. La palabra  “submit” en ingles, en este pasaje no puede significar “obedecer” porque es imposible que los Cristianos tengan que obedecerse unos a los otros.

Los Mickelsen razonando sobre el significado inherente de la construcción de Pablo escriben que:

De que maneras los Cristianos deben de estar sujetos el uno al otro? Seguramente este implica respeto, dar de sí mismos, escuchar las opiniones de otros, no insistir en que se haga la voluntad de ellos, aprender uno del otro, y motivándose unos a los otros. Que hermosa manera de ver un matrimonio.

El modelo de identificación mutua y unión de los unos a los otros encaja con las otras enseñanzas de Pablo acerca del matrimonio. Este pasaje no tan conocido que es 1 Corintios 7, es en realidad la enseñanza más extensa acerca del matrimonio. En este pasaje, el habla acerca de las relaciones sexuales entre el esposo y esposa, la responsabilidad de mantener el matrimonio en medio de la dificultad y la influencia del esposo y esposa en los hijos. El se refiere a los esposos y a las esposas por separado, y en cada instancia el da exactamente la misma responsabilidad y “autoridad” a cada uno. Hay perfecta mutualidad a lo largo de todo el pasaje. A ninguno se le da autoridad sobre el otro. De hecho Pablo alterna entre el hombre y la mujer 12 veces diferentes en este pasaje y, como opina Gordon D. Fee “En cada caso hay completa mutualidad entre ambos sexos”.

¿Por qué no hemos oído de enseñanzas en el matrimonio de 1 Corintios 7?

Selah.

En Efesios 5:25, Pablo les dice a los esposos que amen (de la palabra Griega ágape) a sus esposas de la misma manera en que Cristo amo a la iglesia y dio su vida por ella. Agape se le ha llamado “el tipo de amor de Dios”.  Es la palabra que siempre se utiliza para hablar sobre el Amor de Dios por la humanidad y por Jesucristo. También es el tipo de amor que Jesús dijo que debía de caracterizar y ser la marca distintiva de aquellos que serian sus Discípulos. (Juan 13:34-35). Este es el tipo de amor que haría el mayor sacrificio por el otro. Este es el tipo de amor que ha demostrado Jesucristo en la cruz donde el Dio la vida por nosotros. Este es el tipo de amor que Pablo le hace el llamado a los esposos, que lo demuestren hacia sus esposas.  Esta es la naturaleza de la identificación con y la unión de (hupotasso) el verso 21 como debe de expresarse por el esposo hacia la esposa. Los Micklesens dicen:

El concepto de sacrificio abnegado para que el conyugue pueda alcanzar su máximo potencial ha sido el rol que la sociedad tradicionalmente le ha dado a la esposa. Aquí Pablo se lo da al esposo. Por supuesto que entregarse de manera sacrificante por el otro es una excelente ejemplo de lo sujeto o la sumisión que las esposas y los esposos deben de tener el uno hacia el otro.

Esta idea era totalmente contraria a la mentalidad Efesia. La cultura no requería ni esperaba que los esposos amasen a  sus esposas. Después de todo, ellos creían que las mujeres estaban hechas de una sustancia diferente a aquella de la que estaban hechos los hombres. Los griegos creían que los dioses crearon a la mujer como un tipo de castigo para el hombre y que ella era inferior al hombre tanto en su substancia como su intelecto.

Seminodes sobre las mujeres escribió “Algunas mujeres vienen de las cerdas, algunas de la perra, otras de yeguas de paso alto y otras de las inestables olas del mar”. (Seminodes On Women, pág. 83-93, citado por Kroeger, 278.)

Esta depreciación de la mujer coincidió con la exaltación de la hombría y promovía, entre otros males la homosexualidad. Plato por ejemplo sostenía que,

La verdadera y noble alma era masculina y que esta buscaría a otra masculina como objeto de su amor. Espiritas menores pueden estar contentos en otorgar su cariño dentro de la corte de una mujer.  (Plato Symposium, 180,192, citado por Kroger,278).

Evidencia adicional para esta visón baja de la mujer sobresale en el debate conducido un poco mas tarde de el Nuevo testamento. En él, el juez decide estar a favor del homosexualismo por la alegada inferioridad moral de la mujer. Este anuncio.

Entonces que la obligación de contraer nupcias sea universal, pero que sea el amor de los muchachos reservado solo para los sabios, porque la verdadera virtud florece menos entre las mujeres.  (Lucian, Erotes,51, citado por Kroeger,278.)

Cuando Pablo escribió Efesios 5, llamando a los esposos a amar a sus esposas, el estaba comunicándose con personas inculturada con este tipo de creencias de que las mujeres eran inferiores, desiguales y malignas. Si nosotros no comprendemos esto, entonces no podemos apreciar el hecho de que una de las cosas que Pablo estaba haciendo en llamando a los esposos a amar a sus esposas en este pasaje era la afirmación del matrimonio heterosexual. Por medio de la declaración de que el hombre es el kefale (origen de) la mujer-no arcon (soberano o autoridad)-Pablo estaba denunciando la  noción pagana presente de que la mujer era de una sustancia inferior a la del hombre, y el estaba proclamando que ella era de hecho, carne de su propia carne, y huesos de sus propios huesos. La mujer era en verdad una compañera idónea para el hombre. Pablo entonces confirma esta igualdad y luego habla de una mutualidad entre el hombre y la mujer cuando el continua:

11 Sin embargo, en la vida cristiana, ni el hombre existe sin la mujer, ni la mujer sin el hombre. 12 Pues aunque es verdad que la mujer fue formada del hombre, también es cierto que el hombre nace de la mujer; y todo tiene su origen en Dios. (1 Corintios 11:11-12, Biblia Dios Habla Hoy).

Es a personas de mentalidad Greco Romana a la cual Pablo le escribe Efesios 5, instruyéndoles a los nuevos creyentes en la diferente y drástica naturaleza del matrimonio Cristiano. Por lo tanto el escribe. 31 «Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona.» 32

Este pasaje tiene que ver con la intención de Dios de intimidad y unión entre el esposo Cristiano y la esposa Cristiana, una intimidad basada en la equidad y en la identificación del uno con el otro. Nunca fue la intención de enseñar o promover la soberanía masculina y la subordinación femenina. Tal enseñanza es, de hecho, un abuso de las Escrituras.

Luego sigue que Pablo compara la relación matrimonial con nuestra relación con Cristo, esto tiene la intención de mostrar, no su soberanía, pero la santidad del matrimonio Cristiano. La idea de la Soberanía de Cristo no es inherente en el contexto de este pasaje, y la interpretación buena de la Biblia no impone un significado no presente en el texto.

Así que no solo el significado de hupotasso excluye cualquier interpretación de jerarquía de este pasaje, sino que también la construcción de este pasaje en si mismo excluye tal significado.

Se está haciendo cada vez más claro que Efesios 5:21-33 no trata acerca de “¿Quién es el jefe?” o de ¿quién manda aquí?

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: