Skip to content

Prólogo

agosto 8, 2012

En años recientes un número de estudiosos Evangelios han desafiado las enseñanzas tradicionales sobre la mujer Cristiana. En vez de apoyar la idea de que el hombre debe de dominar y la mujer servir, ellos enseñan que la mujer (de acuerdo a una interpretación precisa y correcta de la Biblia), es igual al hombre en términos de substancia y valor, privilegio y responsabilidad, función y autoridad. Esto afecta todo sobre la condición de la mujer, incluyendo el matrimonio.

Estos hallazgos hechos por estudiosos están demoliendo los fundamentos de la Iglesia institucional y sus enseñanzas tradicionales sobre la mujer Cristiana. Estos fundamentos incluyen nociones de que las mujeres son malignas y sucias, y que ella es inferior y desigual con los hombres. Las razones detrás de estas creencias tan desafortunadas, han sido escritas por el sociólogo Alvin John Schmidt en su excelente libro Velada y Silenciada (Veiled and Silenced) publicada por Mercer University Press. Como Schimit y otros estudiosos saben, este tipo de creencias tienen origen en influencia pagana de las etapas de desarrollo de la teología Cristiana y no tiene ningún precedente en las enseñanzas del Génesis, Jesús ni Pablo, entendidos de la manera precisa y correcta.

Este tipo de pensamiento sincretista ha llevado a la subordinación, la opresión y la persecución de las mujeres en la Iglesia y la cultura Cristiana. Ha contaminado las enseñanzas de la Iglesia en el matrimonio y el hogar. Tales enseñanzas como “liderazgo masculino de autoridad” y “sumisión femenina” tienen sus raíces en estas enseñanzas mixtas.

Mientras estudiamos la historia de la Iglesia, con una especial atención y interés en la actividad del espíritu Santo durante los siglos, nos damos cuenta de cómo esta enseñanza negativa y tradicional se infiltró primero y como luego se apoderó de la Iglesia. Pero también vemos como durante tiempos de Revivamiento, la actividad del Espíritu Santo ha elevado a la mujer hacia la igualdad y  equidad con el hombre.

Además, en nuestros estudios de teología y Bíblicos hemos descubierto que la Biblia traducida de manera precisa , correcta y entendida de manera precisa, confirma la actividad del Espíritu Santo!

En efecto, la actividad del Espíritu Santo en la historia del Revivamienton y en la Biblia interpretada de manera precisa y correcta, enseña que tanto las mujeres y los hombres son  iguales en términos de substancia y valor, privilegio y responsabilidad, función y autoridad.

Ahora, donde sea que vayamos, estamos listos para proclamar esta verdad, asegurándonos siempre de que estén “calzados los pies con el apresto del evangelio de paz” (Efesios 6:15). El Evangelio de la Paz es la proclamación de que las paredes de separación y discriminación, de preconcepción y parcialidad se han caído. (Efesios 2:14).  Entendemos la poderosa verdad de que –hombres y mujeres, esposos y esposas-son uno en el Señor.

Nosotros entendemos que, en la comunidad de la Fe nosotros debemos de vivir, relacionarnos y pastorar no en base al género, pero en base a nuestros talentos y regalos dados por Dios y los regalos dados por El Espíritu Santo. Estos talentos  y regalos son los indicadores de la Voluntad y Elección de Dios. Son la base en la que quiere que nos relacionemos.

Mientras que Eddie atiende a cumplir con su mandato de proclamar el Evangelio de la Paz por medio de muchas oportunidades de enseñanza en público, la “voz” de Susan se “escucha” primero por sus publicaciones sobre la mujer. En estos, ella junta las mejores investigaciones que están disponibles y las junta con su estudio e investigación personal en la actividad del Espíritu Santo en la historia. Todo esto se encuentra en su libro IN THE SPIRIT WE´RE EQUAL (EN EL ESPÍRITU SOMOS IGUALES), EL ESPÍRITU, LA BIBLIA Y LA MUJER-UNA PERSPECTIVA DE REVIVAMIENTO (ISBN-188435-08-09) y su manual/guía d estudio titulado EL ESPÍRITU LA BIBLIA Y LAS MUJERES (ISBN 1-88435-11-9).y su discreción doctoral Una teología acerca de la Mujer para Creyentes orientados hacia el Espíritu. (D. Min, Regent Un, 2000)

Nos alegramos de que la promoción reciente sobre la verdad bíblica acerca de la mujer ha solicitado a muchas partes dentro del a Iglesia a facilitar los ministerios de las mujeres. En la mayoría de los casos esto todavía está limitado y controlado por los hombres. En otros casos refleja un poco más la verdad de la igualdad bíblica.

Pero hasta en esas partes de la Iglesia que facilitan a las mujeres en ministerios, parecen no muy dispuestos a reconocer la verdad Bíblica de la equidad de las mujeres, especialmente en el matrimonio. De hecho el hogar Cristiano se ha mantenido como la gran prisión de desigualdad y subordinación de las mujeres. Y el pasaje más usado para defender esta posición es Efesios 5:21-33.

Esperamos que esta investigación que hemos juntado en este pequeño libro pueda ayudar a promover el Evangelio de la Paz en el hogar. Se lo presentamos con la plegaria de que los matrimonios Cristianos sean sanados y fortalecidos.

Susan C. Hyatt

D. Min, M.A, MA. BCA

 

Eddie L. Hyatt

D. Min, DMin, MA.BCA

 

Dallas , Fot Worth, Texas

Enero 2002

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: