Skip to content

El secreto para un Matrimonio Cristiano Feliz

agosto 3, 2012

Estatistica de Matrimonios Felices;Matrimonios Igualitarios (Egalitarian)81% , Matrimonios Tradicionales18%

El secreto para un  Matrimonio Cristiano Feliz

Tanto la experiencia como los estudios científicos demuestran que las parejas que practican la igualdad dentro del matrimonio son las más felices.

Por Eddie L. Hyatt

Mientras me encontraba hablando en una gran conferencia hace ya varios años, el joven que se encargaría de mi hospedaje me comentó que como las enseñanzas tradicionales sobre el matrimonio casi destruyen tanto su negocio como su matrimonio. El y su esposa habían creado un exitoso negocio en el cual proveían recuerdos personalizados a iglesias y eventos por toda Norteamérica. El me explico que como su esposa tenía un título universitario en contabilidad y era una CPA, ella dirigía la oficina, mientras que el se encargaba de las ventas y la parte de relaciones públicas. Ellos disfrutaban sus roles y su negocio creció.

Entonces un día, el equipo de liderazgo de la iglesia les dijo que estaban fuera del “orden divino” en su matrimonio a causa del rol que cada uno estaba desempeñando. Este pastor les dijo que quien controla el dinero controla la relación y como la esposa manejaba la oficina y la teneduría de libros, ella estaba en control de la relación.

Según el pastor esto estaba mal porque el hombre debía de ser la “cabeza” gobernante de el hogar, y el no podía hacer eso si no era el que controlaba las finanzas.

Queriendo cumplir y para estar dentro del “orden divino”, ellos cambiaron de puestos. El esposo dirigía la oficina y las finanzas y la esposa comenzó a hacer ventas y a encargarse de las relaciones públicas. Ambos odiaban sus nuevos trabajos (al cual el “orden divino” los había forzado), pero hicieron lo mejor que pudieron para que esto funcionara.

Aun así, a pesar de sus mejores esfuerzos, su negocio fue decayendo y su matrimonio sufrió. El joven me comentó “Casi estábamos en banca rota. Tuvimos que volver a hacer las cosas de la manera en que lo hacíamos antes.”

El modo “Tradicional” o modo jerárquico no funciona.

Cuando escuche esta historia yo pensé, “Que tan tontos pueden ser los líderes Cristianos como para dar este tipo de consejo?”.

El consejo dado a la joven pareja no era ni Bíblico no sensible. Este no tomaba en cuenta sus personalidades dadas por Dios, sus talentos naturales, sus habilidades, entrenamiento, preparación o deseos personales. En vez este modelo quería estrujarlos dentro de una camisa de fuerza donde es la “misma medida para todos y todas”. Puso un estrés innecesario en su relación matrimonial y casi hizo que perdieran su negocio.

Desde entonces me he preguntado frecuentemente cuantas parejas han sido traicionadas, reprimidas, obstaculizado y sofocado por tal enseñanza y cuantos matrimonios realmente han sido destruidos por este tipo de enseñanza tradicional. La evidencia indica que la situación es seria.  A pesar de todo el tiempo y recursos que los evangélicos han invertido en seminarios, retiros, libros, manuales y DVDs acerca del matrimonio, cerca de un tercio de todos los Evangélicos renacidos han pasado por la agonía del divorcio. Ya que esta cifra es virtualmente la misma que la del promedio de la población nacional, esta hace que surjan preguntas. Por qué todo este tipo de enseñanzas no ha tenido un impacto positivo? Es la propia enseñanza parte del problema? Y cuantos hombres y mujeres se quedan en matrimonios infelices por los hijos, por la vergüenza asociada con el divorcio o por cualquier otro sin número de razones? Esto revela el hecho de que muchos matrimonios Cristianos son infelices y en necesidad de recibir ayuda.

Yo estoy convencido de que las enseñanzas tradicionales acerca del matrimonio que estrujan a cada cónyuge en un rol determinado por el género es una de las causas mayores de tantos matrimonios Cristianos infelices. Por ejemplo como con la pareja que mencione, ellos estaban haciendo lo mejor para cumplir con las enseñanzas tradicionales en el matrimonio. Sin embargo  ellos rápidamente descubrieron que si querían que su negocio se mantuviera y mantener vivo su matrimonio, ellos tendrían que moverse de los roles determinados por el género impuestos a ellos por la iglesia hacia funciones guiadas por el Espíritu que facilitaba sus habilidades, entrenamiento, preparación y personalidades.

 

Estudios demuestran que los matrimonios que practican la equidad o igualdad son las más felices.

El modelo en el cual dos conyugues con equidad funcionan dentro del matrimonio de acuerdo a sus habilidades y cualidades en vez de por roles determinados por el género, es Bíblico. Esto es confirmado por el recuento de Génesis, por Jesús y por Pablo (cuando se le interpreta de manera correcta de acuerdo a la intención original). Este modelo para el matrimonio ahora está siendo confirmado por estudios empíricos que muestran que las parejas que funcionan en un matrimonio guiado por El Espíritu son más felices y menos propensas a divorciarse que aquellos que tratan de vivir dentro del modelo tradicional. Estos estudios muestran lo que las Escrituras han tratado de enseñarnos durante todo este tiempo: la equidad y vida conyugal donde hay mutualidad funciona.

Ejemplos de tales estudios fueron destacados en un reporte presentado por Dennis J. Preato en la reunión de Sociedad Teológica Evangélica (Evangelical Theological Society Preato www.godswordtowomen.org/studies/articles/Preato3.htm). Estos estudios afirman que el mejor modelo para un matrimonio feliz es uno en el cual hay igualdad o equidad y en el cual los roles están basados no en el género sino en habilidades y _______ .

Este estudio enseña que el compañerismo de equidad es bueno para el matrimonio.

Los doctores Alan Booth y Paul Amato, sociólogos y demógrafos en la Universidad de Penn State, realizaron un estudio de 24 años que demostró que los matrimonios igualitarios tienden a hacer más felices que los tradicionales o los jerárquicos. Ellos realizaron este estudio con dos mil parejas durante un periodo de veinte cuatro años. Estas parejas fueron contactadas y entrevistadas seis veces durante el año pro el periodo. Al final del periodo de los veinte cuatro años, ellos entrevistaron un nuevo grupo de más de dos mil parejas para poder evaluar no solo como su grupo de estudio había cambiado, pero también para ver como la sociedad había cambiado. Con respecto a los resultados de este estudio el Dr. Amato escribió:

“La igualdad es buena para el matrimonio. Es bueno tanto para esposos como esposas. Si la esposa va de un matrimonio patriarcal a uno igualitario, ella estará mucho más feliz y será menos propensa a tratar de buscar como escaparse/salirse. Y también a lo largo, los esposos también son más felices. (Praeto).

Otro estudio enseña que los conyugues con equidad y compañerismo tienden a producir alegría.

El Dr. David Olson de la Universidad de Minnesota junto una encuesta nacional de matrimonios utilizando 21,501 parejas las cuales fueron entrevistadas para este estudio. A las parejas se les pidió que completaran unas 30 preguntas de background y 165 preguntas específicas relacionadas a veinte problemas matrimoniales significativos.

Publicado en el año 2000, esta encuesta es uno de los estudios  extensos, y más comprensivos de las fortalezas y debilidades matrimoniales que se hayan producido alguna vez.

El estudio encontró que 82% de las parejas que funcionaban de manera igualitaria, eran felices. En contraste, el estudio encontró que solo 18% de las parejas que funcionaban de manera tradicional y jerárquicamente eran felices. La felicidad también determinaba el nivel de intimidad en el matrimonio. Por ejemplo solo el 27% de las parejas infelices se sentían cerca uno del otro, mientras que 97% de las parejas felices se sentían unidos el uno con el otro. El estudio encontró que la inhabilidad de compartir el liderazgo de manera equitativa era uno de los mayores problemas para un matrimonio feliz.

Y las relaciones jerárquicas dentro del matrimonio tienden a ser destructivas.

La  Dra. Diana R. Graland, Directora del Ministerio de Centro de Familia y Comunidad en la Universidad de Baylor, menciona en su libro Ministerio Familiar: Una guía Exhaustiva (Family Ministry: A Comprehensive Guide), menciona que estudios realizados en la mitad del siglo veinte ha revelado lo siguiente:

Las esposas, en matrimonios tradicionales sufrieron significativamente más depresión y otros tipo de enfermedades mentales que hombres, mujeres casadas que trabajaban y mujeres solteras. (Bernard, 1982). En los matrimonios tradicionales, las mujeres sufrieron de ser golpeadas a “un rango de más de 300% más alto comparado a aquel de los matrimonios igualitarios (Straus, Gelles y Steimetz, 1980)”. La violencia es más propensa a ocurrir en hogares donde el esposo tiene todo el poder y toma todas las decisiones. (Praetor).

La Evidencia es Convincente.

Estos estudios coinciden con las encuestas realizadas por el sociólogo cristiano George Barna (http://www.barna.org/) Sus encuestas muestran que los matrimonios Cristiano evangélicos se encuentran en problemas. Estos indican que el modo jerárquico del matrimonio, enseñado por la mayoría de los evangélicos es una parte importante del problema. Preato, quien ha relazado extensa cantidad de estudios en esta área, resume su investigación diciendo,

Estos estudios de investigación logran lo siguiente: Primero, efectivamente le quitan el crédito cualquier noción de los tradicionales de que quitar la jerarquía desestabiliza el matrimonio o de que el problema en el matrimonio es la renuencia de cada conyugue de aceptar el rol para el cual él o ella fueron designados.

Segundo, estos también prueban que la jerarquía más bien desestabiliza y daña el matrimonio.

Tercero, esos estudios proveen los datos de que los matrimonios equitativos producen las relaciones más saludables, felices, más intimas y estables de todos los tipos de relaciones matrimoniales y tiene el menor indicio de abuso matrimonial. (Praeto).

Conclusión:

Yo estoy convencido de que el matrimonio basado en la equidad de ambos conyugues es tanto Bíblico como algo de sentido común. amor-indioEs el único modelo que requieren que cualidades Cristianas tales como el servicio y la humildad sean parte de cada conyugue. Es el único modelo que permite el crecimiento y que prosperen de las habilidades y cualidades de tanto el hombre como la mujer. Es el único modelo que facilita la sinergia y la multiplicación de el poder que Jesús prometió en Mateo 18:19 cuando si dos de vosotros se ponen de acuerdo.

Ponerse de acuerdo” en este pasaje es una traducción de la palabra Griega sumphonesosin de donde sacamos la palabra “sinfonía”. Una orquesta en sinfonía está hecha de diferentes instrumentos musicales con diferentes. Pero cuando todos los instrumentos tocan la misma melodía en la misma nota, algo hermoso suena. Jesús dijo que si dos de sus seguidores harían una sinfonía de lo que fuese, esta se haría.

El matrimonio cristiano es el lugar, más que cualquier otro donde tal sinfonía debería de ocurrir. Pero tal sinfonía solo puede ocurrir cuando hay equidad y compañerismo en la relación matrimonial. Yo estoy convencido de que a medida que las parejas de hoy día adopten el modelo Bíblico de la igualdad y trabajo en equipo dentro del matrimonio, ambos harán una hermosa sinfonía y descubrirán el secreto para un matrimonio cristiano feliz.

About these ads

From → Matrimonio

Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37 seguidores

%d personas les gusta esto: